Fotos de book en la ciudad (Figueres, Girona)

Lo mío con Clara fue un flechazo de los de verdad. La conocí mientras realizaba fotografías para un evento, Agitart, al que le tengo especial cariño, ya que es el festival de danza de mi ciudad y una cita fabulosa para los que disfrutamos con ese arte. Ella estaba en el puesto de información y pudimos conversar brevemente. No pude evitar hacer algo que jamás o casi nunca hago: proponerle fotografiarla.

No lo hago casi nunca por varios motivos. El primero, por sorprendente que pueda parecer, es que me da vergüenza. Luego está el reparo de no querer avasallar a nadie con propuestas que igual les parecen una locura o algo peor, el miedo a que me digan que «no»…  La cuestión es que con Clara me atreví y ella dijo un «sí» rotundo inmediato. Lo complicado fue encontrar la fecha, pero finalmente pudimos ponernos de acuerdo.

Para nuestra gran tristeza, el día escogido ocurrieron los recientes atentados de Barcelona, y justamente Clara venía de allí ese día, para encontrarnos en nuestra ciudad, Figueres, para la sesión. Hablamos porqué yo estaba con la duda sobre si hacer las fotos. No tenía el cuerpo para una sesión. Pero Clara me animó, diciéndome que teníamos que hacer justo lo contrario de lo que esperaban los que promueven el terror: seguir viviendo y seguir con nuestros planes.

Y así fue como una mujer jovencísima  de la que yo podría ser madre 😉 me dio una lección.

Salimos a la calle, a nuestras calles, a mi ciudad, la ciudad que amo casi tanto como a veces odio, a hacer un experimento. Inspirada por el maravilloso trabajo de Mara Saiz (no os la perdáis, es impresionante!), llevaba yo muchos días queriendo salir de mi zona de confort, ya sabéis: árboles, agua, vestidos de tul… Quería enfrentarme a la ciudad, y hacerlo sin flash. Quería ver qué era capaz de hacer con las feas luces de una ciudad. Bueno, feas en teoría 😉

Y la verdad es que no podría estar más satisfecha con el resultado. Clara es una maravilla de persona y una modelo con la que te sientes cómodo a la primera de cambio. Aunque yo opino que crear un ambiente de confianza y comodidad es tarea de la fotógrafa, la verdad es que Clara me lo puso fácil. Enseguida le pilló el aire a lo que yo quería hacer y nos divertimos mucho.
Debo decir que no es nada fácil hacer fotos en una ciudad aprovechando la luz disponible. Hay dos dificultades básicas: el color de la luz, que es una locura, nunca sabes qué temperatura va a tener, y que casi todas las luces son cenitales. En cuanto al primer punto, a mí personalmente no me desagrada mucho. Me gustan las combinaciones de luces cálidas y frías y en ese sentido en la ciudad encuentras muchas! Veréis algún ejemplo en las fotos. En cuanto al segundo, pues no queda otra que posicionar lo mejor posible a la modelo. Hay lugares en los que la luz es terriblemente cenital, y no pude hacer otra cosa que colocarla mirando hacia arriba, y aprovechar sólo esas situaciones en las que me parecía que funcionaba bien con la imagen. En otros, hay algo de luz adicional que puede venir del costado. Los mejores (según mi experiencia ese día), los escaparates. Ya veréis qué luz más bonita en el rostro de Clara, procediendo de distintos escaparates. En algunos la iluminación era tan potente que incluso podía colocarla a ella bastante separada y seguía estando bien iluminada.
Lo más divertido fue descubrir luces en las que nunca me había fijado. Tiendas que tienen cascadas de luces led, el bokeh de las bombillas de letreros o escaparates, ciertas farolas que dan una luz preciosa, cómo algunas paredes y edificios hacen de reflector natural…
Lo más bonito, a parte de pasar un rato maravilloso con Clara, poder recorrer los lugares que ya conozco de tantas y tantas veces de pasear por ellos y verlos de una forma totalmente distinta. Amo especialmente la foto de Clara en la Rambla de mi ciudad (la primera), ya que para mí es un lugar súper especial, y las que hice en el exterior del restaurante chino Shang-hai, un lugar donde no sólo se come maravillosamente bien, sino que te tratan de maravilla. He comido allí desde bien pequeña, fue uno de los primeros restaurantes chinos de Catalunya, nos conocemos de siempre y mi amigo Fermín, que actualmente lo lleva, fue súper amable al descubrirnos en su puerta haciendo de las nuestras. Tanto que pronto veréis el resultado de otra sesión hecha allí, otro sueño hecho realidad y otra escapada de la zona de confort.
El post de hoy ha sido súper largo! Sólo me queda deciros que si tenéis cualquier duda sobre cómo se han hecho las fotos, sólo tenéis que preguntármelo, y que si os apetece una sesión así, contactadme a través de este formulario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
fotografia fotografo fotografa foto navidad nadal nen nena niño niña felicitacion postal regalo figueres girona

Vols tenir la primícia de les sessions de Nadal?

Uneix-te a la nostra llista de correu i rebràs abans que ningú la informació! Podràs reservar la teva plaça i descobrir el nou decorat per felicitar aquestes dates!

Consentiment

Moltes gràcies! En les properes setmanes rebràs un mail quan obrim inscripcions per les sessions!