Biel, sesión de fotos de bautizo en Figueres (Empordà)

Hoy os traigo una sesión muy especial, una sesión de bautizo con un peque que ya tiene sus años. Por lo que veo, cada día son más habituales los bautizos tardíos (tardíos según lo que marca la tradición), y el caso de Biel es uno de estos. Este muchachote ya tiene 3 añazos más que bien llevados.

La historia mía con su madre viene de muuuuuuy lejos (nos hacemos mayores!). Conocí a Eva cuando ambas estudiábamos en la Universitat de Girona, ella Filología Catalana y yo Historia del Arte. Esta mujer siempre me ha encantado, es una persona alegre, parlanchina, divertida, culta, mañosa (hace unas cositas de scrapbook de flipar),  feliz! Y todo eso a pesar de que la vida le ha planteado no pocos retos. No es la primera vez que fotografio a su familia y cada vez que les veo, vuelvo a casa cargada de buen rollo, son una familia que desprende amor por los cuatro costados.

Esta era mi primera vez a solas con Biel. Debo decir que es una auténtica maravilla con mayúsculas de crío. Estuvo paciente, colaborador, sonriente, risueño, divertido, juguetón!! Y eso con sólo 3 años. Eso sí, movidito también es, pero vamos, lo normal, que si los niños a esa edad no son movidos es que alguna cosa pasa. De esas sesiones de las que vuelves agotada pero con las pilas cargadas de buen rollo y maravillosas vibraciones.

Para la sesión escogimos una de mis localizaciones favoritas, el riachuelo en el que a veces nos visita una nutria (llevo días sin verla, igual se ha mudado…). Es un lugar perfecto, la naturaleza del Empordà (Girona) en su esplendor a pie de coche (cosa que siempre es práctica si vas con críos o embarazadas, no es cuestión de hacerles andar más de lo necesario y que terminen la sesión agotados/as).

Este tipo de sesiones me gusta más hacerlas en la naturaleza que en el estudio que tengo en Figueres. El estudio lo reservamos para los recién nacidos (sesiones de fotos newborn), y para los peques que ya pueden corretear, al campo que les encanta! Además nos da mucho margen para entretenerles con mil cosas, la naturaleza es fascinante, un crío puede pasarse horas y horas solamente recogiendo piedras, buscando bichitos, descubriendo flores… Todos y cada uno de los niños que he fotografiado se maravillan en la naturaleza, y eso es algo de lo que los mayores tenemos mucho que aprender.

Para mi alegría, las fotos han encantado a la familia, y han servido para crear un bonito recuerdo de ese día, con las mañosas manos de Eva. Os dejo con una foto de ese bonito marco que hizo Eva, y con la sesión. Espero que os guste, os recuerdo que podéis consultar nuestros productos y precios aquí y reservar o consultarnos cualquier duda aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies