Porqué sí aceptamos bebés de más de 15 días

Si os habéis informado alguna vez sobre cómo son las sesiones newborn, o de recién nacido, sabréis que prácticamente todos los fotógrafos recomiendan (recomendamos) realizarlas antes de que el bebé cumpla los 15 días de vida.

En nuestro caso, exactamente igual, os recomendamos que en la medida de lo posible vengáis a nuestro estudio en Figueres (Empordà, Girona) antes de que el/la peque cumpla los 15 días.

El motivo por el que somos algo pesados con esto es porqué los bebés menores de 15 días están, por norma general, más tranquilos, se «dejan» manipular mejor y habitualmente es más fácil dormirles. Eso, que es importante para que podamos trabajar bien, a mí me parece muchísimo más importante para que el/la pequeño/a esté lo más cómodo/a posible.

Hay compañeros fotógrafos (la mayoría, a quienes respeto y admiro profundamente) que sencillamente no aceptan bebés de más de 15 días. En mi caso, he optado por aceptar bebés de cualquier edad, y los motivos a mí personalmente me parecen bastante simples y obvios.

Cabe siempre recordar y tener muy presente que los fotógrafos/as, ante todo, ofrecemos un servicio. Hay que encontrar el equilibro entre eso y el hecho de que, como artistas, queremos que nuestro trabajo hable bien de nosotros, queremos sacar el mejor resultado posible, aprender cada día más y ofreceros el nivel de calidad de que esperáis.

Vosotros, mamá y papá, váis a tener un bebé, quizá el primero, quizá ya hay otros pequeños en casa. Queréis tener unas bonitas fotos de recuerdo, habitualmente os hace muchísima ilusión tenerlas. En muchas de las ocasiones, contratáis conmigo la sesión de embarazo. Pero, al igual que yo, no podéis controlarlo todo. No hace mucho tuve en el estudio a la requeteguapa de Chloe. Sus papás hicieron conmigo la sesión de embarazo, de la que os dejo un par de fotos y que podéis ver aquí al completo.

Chloe llegó al estudio cuando ya tenía 21 días. ¿Fué así por capricho de sus papás? Por favor, no! Llegó con 21 días por una suma de factores de los que sus papis no tienen ninguna culpa. No es necesario entrar en detalles, pero cualquiera que haya tenido un hijo o conozca de cerca alguna mamá sabe perfectamente que el post-parto no siempre es un camino de rosas, y que 15 días a veces es muy poco tiempo como para que la mamá esté bien. Yo he pasado por una cesárea, y dudo mucho que hubiera podido darme cuenta ni siquiera de qué día era antes de que pasaran un par de semanas 😉

¿Fue Chloe una bebé fácil? Pues la verdad, ni más fácil ni más difícil que algunos de muy pocos días que he tenido. Aquí tenéis la sesión enterita para que veáis que es igual a cualquier otra. Los bebés son una auténtica lotería. Nosotros, los fotógrafos, hacemos todo lo que sabemos y podemos para facilitar la sesión. Conocemos todos y cada uno de los truquillos que nos pueden servir para calmarles y acompañarles. Personalmenhttp://www.monicaquintana.com/2017/03/27/sesion-de-newborn-chloe/te, les manipulo con sumo cuidado, estoy muy atenta a sus señales de incomodidad, y a la menor señal de desagrado, prefiero devolverlo a los brazos de sus papás y esperar un poquito. Las fotos son importantes, pero como madre sé que lo más importante es la nueva vida que tengo el privilegio de tener entre mis manos. Muchas veces pienso: «voy a tocar a este bebé antes que personas muchísimo más importantes que yo en su vida». Eso me llena de responsabilidad por hacer la sesión de la mejor forma posible.

 

Otro ejemplo de sesión newborn, esta vez con Héctor, 23 días. Sí es cierto que cuando los bebés son mayores intentamos variar un poco la dinámica de la sesión, quizá optamos por más fotos con los papás y/o hermanitos/as si los hay, ya que al estar en contacto con su familia, los bebés se calman más. En este caso, pudimos obtener imágenes bellísimas de los dos pequeños mamando simultáneamente, un recuerdo maravilloso y a la vez un documento acerca de la lactancia prolongada, que cada vez más expertos recomiendan.

 

El dato curioso es que su hermano mayor, Teo, a quien también tuve el placer de fotografiar, vino al estudio con más de un mes de vida. En este caso, debo decir que si las fotos no son mejores es totalmente responsabilidad mía. Fue una de mis primeras sesiones newborn y la verdad es que desde entonces hasta ahora he aprendido muchísimo (y lo que me queda!). Aún y así, salieron fotos bien bonitas del pequeño con sus papás. Es cierto que como profesionales debemos esforzarnos en hacer esa foto perfecta. Es lo que nuestros clientes esperan de nosotros, y lo que nosotros queremos como artistas. Pero no menos cierto es que la función principal de nuestro trabajo es ofrecerles a las famílias ese recuerdo bonito que vienen a buscar.

 

Y dejando de lado a los recién nacidos, luego está el territorio sin ley de todo lo que ya no es newborn y aún no puede sentarse solito. Ese territorio es complicado, lo admito. A todos los papás que me llaman con bebés de 2, 3, 4, 5 meses, les hago un interrogatorio: ¿se sostiene con algún soporte? ¿sonríe a menudo? ¿cuándo suele estar de mejor humor: mañana o tarde? ¿aún es lactante? ¿qué cosas le animan/calman: la música, la voz de mamá…?

 

Con esto pretendo prepararme para sesiones que no son nada fáciles. Como he dicho, no me negaré nunca a fotografiar a un peque, pero sí que es cierto que creo que ese «impasse» entre el mes y medio y el momento en que se sostienen sentados, es lo más difícil de fotografiar del mundo. En esos meses, y sobre todo en edades muy tempranas, todos los bebés se pasan el día haciendo muecas que son muy graciosas pero nada fotogénicas 😉 Además, al no sostenerse sentados es muy complejo que «queden bien» en las fotos». Pero se nuevo, con maña, paciencia, y ganas, se consigue lo que los papás buscan: dejar para siempre constancia de la belleza, la felicidad y la perfección de una vida que está abriéndose al mundo.

Valgan los ejemplos de Philipp, uno de los bebés más risueños que he visto en la vida, con tres meses (otra vez,una de mis primeras sesiones de este tipo, así que cualquier fallo es atribuible a mí por completo), los preciosos gemelos Aniol y Mariona, que son de risa más que fácil y contagiosa, y la mucho más reciente Danae, que posó la mar de profesional con sus papis y su hermanito (o hermanazo, según se mire) de cuatro patas, Simba.

Así que resumiendo, SÍ (un sí con mayúsculas) queremos a estos peques en nuestro estudio, sí queremos contemplar y fotografiar la vida en cualquiera de sus momentos, sí queremos compartir con vosotros esa alegría, esa ilusión, esa felicidad, sí queremos seguir aprendiendo y mejorando para ser capaces de ofreceros fotos maravillosas en cualquier momento de la vida, y sí queremos seguir riéndonos con las ocurrencias y gracias de estas maravillas que compartís con nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
fotografia fotografo fotografa foto navidad nadal nen nena niño niña felicitacion postal regalo figueres girona

Vols tenir la primícia de les sessions de Nadal?

Uneix-te a la nostra llista de correu i rebràs abans que ningú la informació! Podràs reservar la teva plaça i descobrir el nou decorat per felicitar aquestes dates!

Consentiment

Moltes gràcies! En les properes setmanes rebràs un mail quan obrim inscripcions per les sessions!